ACV: solo un tercio se recupera por completo

Te invitamos a revivir el evento que se organizó el 29 de octubre de 2019 en el Jardín Japonés por el Día Mundial del Ataque Cerebrovascular. Conocé algunos consejos de prevención y cómo reconocer un ACV.
Un cerebro gigante, música con tambores y globos multicolores: ese fue el escenario que se mezcló el martes pasado con los árboles en flor, las casas de té y los monumentos al origami que todos los días adornan el Jardín Japonés de Buenos Aires. ¿El motivo? El 29 de octubre de todos los años se celebra el Día Mundial del Ataque Cerebrovascular (ACV).
 
 
El evento -organizado por la Fundación FENERI y la Asociación Argentina de Ataque Cerebral, y auspiciado por OSDE- se desarrolló en torno a un lema central: NO AL ACV, ME IMPORTA Y ME OCUPO. Y, ¿por qué debería importarnos a todos conocer más sobre cómo prevenirlo? Porque, en el mundo, es la primera causa de incapacidad y solo un tercio de los que lo sufren llega a recuperarse totalmente.
 
 
 

El ACV en números: se sufre 1 cada 8 minutos

 
 
El Dr. Pedro Lylyk, neurocirujano y fundador del Equipo de Neurocirugía Endovascular Radiología Intervencionista (ENERI), encabezó la charla introductoria, en la que enfatizó que, si bien se pierden casi 2 millones de neuronas por minuto, “el hecho de que una persona sufra un ACV no significa que esté perdida”. Lo importante es saber reconocer los síntomas y actuar lo antes posible, ya que el 30% de los pacientes tratados rápidamente no presentarán una discapacidad mayor.
 
 
 

¿Cómo reconocer los síntomas? El método SOCORRÉ

 
 
El coordinador de la Unidad de ACV en ENERI, Juan José Cirio, nos explicó por qué es importante que todos conozcamos la regla mnemotécnica SOCORRÉ: “En general, el paciente que está teniéndolo no se da cuenta. Entonces, lo ideal sería que el acompañante supiera reconocerlo”.

SOCORRÉ permite identificar que una persona está sufriendo un ataque cerebrovascular mediante tres técnicas, que consisten en hacer que la otra persona:


SONRÍA

 
Para ver la simetría de la cara.


COORDINE

 
Se trata de poner los brazos al frente y paralelos, y ver si uno cae.
 
 

REPITA


Se busca la articulación correcta de la palabra.
 
 
 
 
Por su parte, el Dr. Lylyk reforzó: “Si alguna de estas cosas anda mal, diríjanse rápidamente al centro médico más cercano que tengan. Ustedes habrán salvado una vida. Y no solo eso: evitarán el enorme impacto sociológico y socioeconómico que puede suponer para una familia”.

Leé más sobre este tema: 4 pasos para ayudar a alguien que sufre un ACV.
 
 

Conozcamos más sobre ACV con el Dr. Juan José Cirio

 
 

Se produce uno cada 8 minutos. ¿Por qué es tan alta la incidencia?

 
Existen dos tipos de factores de riesgo que pueden estar presentes en muchas personas:
 
  • La edad: se duplica la incidencia por cada década arriba de los 50 años.
  • La prevalencia de los factores de riesgo: aunque son modificables, suelen estar presentes. Hipertensión, tabaquismo, sedentarismo, obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas.
 
 
 

¿Cómo podemos prevenir un ACV?


Al erradicar los factores de riesgo modificables, es posible prevenir hasta en un 90% los ACV. Lo principal es optar por hábitos de vida saludables:
 

ACTIVIDAD FÍSICA
 
Se recomiendan 140 minutos por semana de actividad física aeróbica básica, como caminatas ágiles. Esto nos permitirá reducir el perímetro abdominal, que es un marcador independiente de riesgo de ACV -no debería superar los 95 cm (mujeres) o los 98 cm (hombres)-.
 

DIETA
 
Es importante comer más verduras, frutas y pescado por semana, y evitar todo lo que sea muy procesado, como harinas refinadas y golosinas. También, evitar las bebidas gaseosas, incluso las dietéticas. Esto, además, nos va a ayudar en el control de la diabetes.
 

EL RITMO DE SUEÑO
 
Se aconseja dormir entre 6 y 8 horas por día, y mantener una rutina de sueño constante. También, tratar las enfermedades que ocurren durante el sueño, porque aumentan el riesgo de ACV. La más conocida: síndrome de apnea del sueño.
 
 
DEJAR DE FUMAR
 
El riesgo se disminuye entre el año y los 5 posteriores al último cigarrillo. A los 5 años, el riesgo se equipara al del no fumador. Accedé a algunos consejos para dejar de fumar.
 
 
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.