Psicología cromática: la incidencia del color en nuestra vida

¿Sabías que el color tiene un fuerte impacto en tus emociones? Las distintas tonalidades y escalas cromáticas despiertan en tu inconsciente sentimientos que influyen en tu estado de ánimo y tu rutina. Te contamos cómo opera esta influencia silenciosa, y algunos consejos útiles para que puedas aprovecharla.

Te fuiste a la cama pensando en la juntada que ibas a tener al día siguiente. Para aprovechar al máximo la salida, reservaste un turno en el gimnasio rato antes y de paso, porque te quedaba cerca, organizaste todo para hacer esa visita aburrida que tenías pendiente. Te imaginaste un día luminoso de cielo azul, con muchos colores por las copas de los árboles florecidos, y así te dormiste. Pero cuando sonó el despertador a la mañana, miraste por la ventana y viste un amanecer opaco de cielo gris. La escasa luz pintaba de ceniza las paredes de los edificios y la coloración apenas resaltaba en el paisaje lúgubre de la ciudad. Después de pensarlo un rato, tus planes para ese día empezaban a cambiar por la falta de ganas que generaba en tu estado de ánimo la paleta monocromática de ese día oscuro.

La mayoría de las veces opera en forma inconsciente en nuestras emociones: el color está asociado al estado de ánimo, influenciando el aspecto mental, y en consecuencia el físico. Un ejemplo común pero real: está demostrado científicamente que el rojo aumenta el ritmo cardíaco y la adrenalina haciendo que te sientas con más energía, entusiasmo y excitación, y ese estado fisiológico es determinante en tu toma de decisiones diaria. El color influye en nuestra vida más de lo que creemos.

psicología-del-color--nota2

 

¿Cómo puede influir en nuestras emociones?

Llega a nuestra retina en forma de longitudes de onda, que se convierte en impulsos eléctricos que ingresan al sistema nervioso. El hipotálamo, centro de los procesos hormonales y endocrinos, genera distintos estados anímicos en el organismo, como tristeza, alegría, excitación, o euforia, entre otros. Los colores que te rodean influyen en tus emociones y tu estado mental. Son tonalidades que pueden irritarte o, por el contrario, relajarte; tu comportamiento, muchas veces, tiene una relación directa con el universo cromático. 

psicología-del-color--nota3

 

La psicología del color

Este es un campo de estudio que analiza cómo percibís y te comportás ante distintas tonalidades. Es importante destacar que hay ciertos aspectos subjetivos en todo el proceso y no hay que olvidar que existen variaciones en la interpretación individual y el significado entre culturas, si bien hay colores que tienen representaciones universales.

El simbolismo y efecto de los colores en las personas, si bien tiene unidades cuantificables, posee una gran influencia en la historia de cada persona. La tonalidad  puede tener diversas lecturas dependiendo del contexto, por ejemplo: el color azul, representado por la calma y serenidad, puede desarrollar emociones negativas a una persona que haya tenido malas experiencias relacionadas con el cielo o el mar. Sin embargo, a un nivel general, por cuestiones históricas y culturales, cada color suele estar relacionado con diferentes emociones y estados de ánimo: blanco es pureza, azul es calma, rojo es pasión, o negro es seriedad y misterio, por ejemplo.

Goethe, autor del libro “Teoría de los colores”, afirmaba que nuestra exposición ante ellos nos produce transformaciones fisiológicas y psicológicas, “Cuando el ojo ve un color se excita inmediatamente, y esta es su naturaleza”. En la Pedagogía Waldorf, de Rudolf Steiner, la escala cromática de Goethe forma parte del trabajo docente. “El color nos conecta con nuestras emociones”, afirmaba.

psicología-del-color--nota1

 

Cómo elegir el tono ideal en tu casa

Los colores tienen una energía particular, y en las paredes y objetos de tu casa podrían incidir en tu bienestar integral. Antes de pensar en qué tono utilizarías, te damos algunos datos importantes sobre las características de la escala cromática en los ambientes:

  • Blanco
    Aporta serenidad, pureza y paz mental. Ideal para lugares de la casa en los que se busca el reposo y la relajación.
  • Gris
    Simboliza el éxito y, si bien se lo suele relacionar incorrectamente con la mediocridad o el aburrimiento, inspira a la creatividad. Escritorios, salas de estudio y zonas de trabajo, son habitaciones propicias. 
  • Amarillo
    Estimula tu cerebro, y sirve para aclarar la mente en momentos de confusión. También para sitios de recreación y esparcimiento como salas de juegos o terrazas.
  • Naranja
    Es acción, movimiento y entusiasmo. Puede ser una excelente opción para una cocina por su característica calidez.
  • Rojo
    Este color es dominante, joven, fuerte. Intensifica el metabolismo. Es sinónimo de pasión, acción y atrevimiento. Puede usarse para una habitación matrimonial.
  • Azul
    Representa el agua, el cielo y la calma. Es pureza, armonía y fidelidad. Disipa los temores y tranquiliza la mente, ideal para un recibidor o un cuarto de baño. 
  • Verde
    Es la naturaleza, esperanza y crecimiento. Equilibra las emociones, estimula la compasión y revitaliza el espíritu. Habitaciones de niños, terrazas y jardines de invierno, son sus espacios ideales.
  • Rosa
    Está asociado a lo femenino, pero también a la amistad, al amor puro y a la delicadeza. Inspira la calma y relaja. Suele utilizarse para habitaciones de jóvenes.
  • Negro
    Transmite elegancia y formalidad, pero también es un tono asociado con la tristeza y lo lúgubre. Puede utilizarse en zonas muy específicas, dependiendo de la decoración y el resto de las tonalidades.

Es importante tener cuidado con el exceso de color en los ambientes, ya que la sobrecarga  podría tener efectos negativos en nuestro estado de ánimo. Los tonos cálidos se consideran estimulantes, excitantes y alegres y los fríos sedantes y tranquilos, pero en exceso podrían parecer deprimentes. Algunos ejemplos:

  • El exceso de blanco podría causar desorientación y cansancio.
  • Mucho tono amarillo agotaría y generaría sobreestimulación mental.
  • Los colores oscuros podrían provocar sentimientos de tristeza.
  • Demasiado verde y azul, confusión. 
  • El rojo y naranja excesiva tensión, excitación y ansiedad.

Es ideal no abusar de un solo color por ambiente, sino combinar y encontrar un equilibrio entre las tonalidades, la decoración, el amoblamiento y la cantidad de luz.

psicología-del-color--nota4

 

Un mismo color, distintas emociones

La incidencia del color en nuestra vida opera, sobre todo, a nivel inconsciente. El poder de nuestra percepción y la forma en la que lo asimilamos va a depender de quien lo reciba, y su efecto dependerá de cada individualidad con su historia particular. No hay colores que repitan sus efectos, ni impactos repetidos, porque cada percepción es distinta y su resultado final también, pero hay generalidades dentro de la psicología del color que nos sirven de herramienta para encontrar la armonía y el equilibrio justo en nuestra vida.

 

 

 

Referencias

Johann Wolfgang von Goethe, “Teoría del color”
Psicología del Color
Rudolf Steiner Waldorf