Consumidores conscientes: ¿cómo leer las etiquetas de los alimentos?

Te contamos todo lo que necesitás saber para tomar las mejores decisiones al hacer las compras.
¿Cuántas veces elegimos alimentos por su marca o por el diseño de sus etiquetas o envoltorios? ¿Alguna vez te preguntaste qué es lo que ingerimos cuando consumimos productos industrializados? Comprender la información nutricional de un alimento envasado y sus ingredientes nos permite conocer qué estamos incorporando a nuestro organismo. 
 
En esta nota, te contamos cómo convertirte en un consumidor consciente y aprender a tomar elecciones más saludables.
 

3 claves para identificar si un producto es saludable


Todos los alimentos y bebidas envasadas contienen información sobre su composición en sus etiquetas. Para reconocer si se adecuan a nuestros requisitos nutricionales, te damos algunos consejos para que pongas en práctica frente a la góndola: 
  1. Leé con atención el listado de ingredientes: todos los elementos que componen el producto deben estar detallados. Los que figuran primero son los que se encuentran en mayor proporción.
     
  2. Recordá qué fuiste a comprar: si ese alimento encabeza la lista de ingredientes, seguramente sea lo que estás buscando. ¿Tiene más de 5 componentes y no los conocés a todos? Entonces es un producto ultraprocesado: intentá evitarlo y preferí comidas más naturales
     
  3. Analizá la información nutricional: aparece en un recuadro que incluye el valor energético del producto, sus macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y la cantidad de fibra y de sodio. Además, puede revelar datos sobre las vitaminas y los minerales que superen el 5% de la Ingesta Diaria Recomendada (IDR) por porción.
Muchos alimentos que se promocionan como “saludables” contienen sustancias que pueden perjudicarnos si los consumimos en exceso y en forma diaria. Por ejemplo: los panes integrales, que con frecuencia se eligen en lugar del pan blanco, también están elaborados con harina refinada y azúcar, dos ingredientes que deberíamos evitar por su elevado índice glucémico.

 

 

¿Cómo leer las etiquetas de los alimentos y bebidas envasadas?

 

 

1) El tamaño de la porción.

Se indica en una medida casera, como tazas o cucharas. Toda la información nutricional que figura en la etiqueta se basa en esta medida. Si comemos dos porciones, consumiremos el doble de las calorías y nutrientes. 
 

2) La cantidad de calorías.

Es el valor energético que obtenemos al consumir una porción del alimento. Se calcula a partir de las calorías que aportan los carbohidratos, proteínas, grasas y otros compuestos como el alcohol. 
 
Que un producto sea "light", ¡no significa que sea sano! Quiere decir que alguno de sus nutrientes o su valor energético se redujo, al menos, un 25% en comparación con la versión original. Puede ser “bajo en grasas”, por ejemplo, y contener más azúcares. Por lo tanto, aportará igual o mayor cantidad de calorías. La calidad siempre se ve reflejada en los ingredientes que lo componen.

3) El porcentaje de valor diario.
Se calcula en base a una dieta de 2.000 calorías diarias y nos muestra en qué medida contribuyen a ella los nutrientes de la porción
 
Como las necesidades energéticas varían de una persona a otra por distintos factores (edad, sexo, condición fisiológica o nivel de actividad física), este valor solo sirve como guía general para identificar si un alimento tiene alto o bajo porcentaje de determinado nutriente. Si, por ejemplo, necesitamos limitar la ingesta de sodio, trataremos de elegir productos con bajo %VD de ese mineral.

 

4) Los nutrientes.

Son sustancias presentes en un alimento, indispensables para nuestro crecimiento y desarrollo. Las empresas productoras de alimentos deben declararlos en forma obligatoria por el impacto que tienen en la salud a largo plazo.
 
 

Algunas recomendaciones para llevar una alimentación sana:

 

 Elegí productos ricos en:

 

 fibra,

 vitaminas, 

 minerales,

 grasas mono y poliinsaturadas.

 

Moderá el consumo de:

 

 sodio,

 grasas saturadas y grasas trans,

 azúcares simples,

 aditivos.

 

Consumí más comida real y menos alimentos ultraprocesados.

 
Adoptando estos consejos disminuirá el riesgo de contraer ciertas enfermedades como el cáncer, la diabetes, la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares
 
 
 
 
Fuente: ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), FDA (Food and Drug Administration).
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.