Tiempos de teletrabajo: ¿cómo organizarte para potenciar tu productividad?

Para contarte la mejor forma de trabajar desde tu casa sin distracciones, entrevistamos a Gaby Hostnik, profesional del área de Personas y especialista en inteligencia emocional.
En los últimos días, el fuerte avance del coronavirus obligó a gran parte de las empresas a cerrar sus oficinas y a enviar a los colaboradores del ámbito administrativo a trabajar desde su casa. Dentro de este contexto en el que necesitamos tomar una actitud responsable para evitar el contagio pero sin afectar a la economía, muchas personas están experimentando el teletrabajo por primera vez. Esta práctica puede resultar muy productiva si uno aprende a enfocarse fuera de la oficina, nos explica Gaby Hostnik, quien hace ya un tiempo se dedica a facilitar procesos de transformación en las organizaciones. Pero, ¿qué nos ayuda a ser más productivos? ¿Cómo podemos organizarnos para evitar las distracciones? Si bien la respuesta es muy personal, te compartimos algunas recomendaciones de la profesional para encarar con éxito este gran cambio.
 
 

7 claves para potenciar tu productividad con el home office

 
  1. Creá una rutina y establecé los objetivos del día: establecer prioridades y organizar la agenda ayuda a mantener el foco.


     
  2. Poné pausas a las redes sociales: con ellas, todos perdimos capacidad de atención y solemos distraernos muy rápido. Eso sucede todavía más cuando no estás con tu equipo de trabajo. Como recibimos mensajes de WhatsApp o notificaciones de las redes sociales en forma constante, una opción de gran utilidad es que actives el modo avión o el modo silencioso o coloques la pantalla del celular hacia abajo, por lo menos media hora al día.
     
  3. Elegí un espacio adecuado: esto dependerá de las dimensiones de la vivienda de cada uno, pero no parece muy productivo afrontar la tarea diaria desde la cama o sobre la mesa del comedor. Es importante que cuentes con un lugar fijo dentro tu casa, que se encuentre ordenado, tranquilo, sin interrupciones y donde tengas todo lo necesario: una silla cómoda, una mesa despejada, tus elementos de trabajo y una buena conexión a internet, entre otros. 


     
  4. Adoptá hábitos saludables: parate, estirá, tomá agua y comé sano evitando caer en el “picoteo” entre las principales comidas.


     
  5. Buscá sentirte profesional: si trabajás desde la cama o no te vestís adecuadamente, vas a tener una sensación poco profesional. Incluso tu nivel de energía va a ser más reducido, te vas a distraer fácilmente y, a cada rato, vas a buscar excusas para hacer otras cosas como lavar la ropa o pasear al perro. Lo recomendable es empezar la jornada como todos los días: levantarse a la misma hora, desayunar, ducharse y vestirse.
     
  6. Organizá almuerzos, cafés o alguna comunicación virtual: eso te ayudará a ventilar tus pensamientos y evitar la desconcentración que generan el aburrimiento o la sensación de aislamiento, para luego retomar el trabajo con más ganas. Poné horarios así sabés cuándo tenés que regresar.


     
  7. Establecé un horario de cierre y un balance de tu día laboral: al estar en casa, podés llegar a excederte en tus horas de trabajo. 

 

 

Principales beneficios de trabajar desde la casa

 

Para el colaborador:

 
  • Aprender una nueva metodología de trabajo.
  • Mayor flexibilidad y movilidad.
  • Menos interrupciones que en la empresa -aunque las puede haber en casa-.
  • Posibilidad de trabajar más a gusto desde donde se quiera.
  • Mayor productividad, si uno aprende a enfocarse fuera de la oficina.
  • Mayor tranquilidad, si se tiene un espacio pensado para el teletrabajo.
  • Mayor conciliación de la vida familiar y laboral.
  • Mayor integración a personas con discapacidad y facilidad para mamás lactantes.
  • Menores gastos de tiempo y dinero en desplazamiento.
  • Menor estrés.
  • Mayor tiempo libre.
 

Para el empleador:

 
  • Es un beneficio atractivo para captar talento y motivar empleados actuales de todas las generaciones.
  • Asegura la continuación correcta de la operación.
  • Implica una menor necesidad de infraestructura.
  • Disminuye el ausentismo y promueve la motivación.
  • Reduce la contaminación y los gastos.
  • Visibiliza a la marca empleadora con una cultura flexible y aggiornada a los tiempos actuales.
 
 

¿Cada cuánto se sugiere implementar esta práctica?


Como por medio del teletrabajo la interacción humana es menor y se pierde lo creativo y espontáneo de los encuentros, como regla general, la mayoría de las empresas otorga un día de home office a la semana a los que viven cerca y dos a los que viven más lejos.
 
 

¿Se puede llevar a cabo en todos los rubros de actividad?


No resulta posible en actividades o industrias que prestan un servicio en donde lo presencial o el contacto humano es fundamental, como el rubro de la salud o la prestación de servicios públicos o de primera necesidad. Hasta las empresas más tecnológicas y de avanzada tienen una porción de su personal (alrededor del 20%) que no puede trabajar desde la casa porque vela por su correcto funcionamiento.
 
 
 
Fuente:
- Entrevista con Gaby Hostnik, coach de carrera, facilitadora de procesos de transformación y especialista en inteligencia emocional.
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.