Eclipse solar: 5 recomendaciones para disfrutarlo sin complicaciones

El fenómeno se producirá el 2 de julio por la tarde y será el único de este año. En esta nota, te contamos qué recaudos tenés que tomar para vivir una experiencia inolvidable.
El 2 de julio se producirá un eclipse total de sol -el único de este año-, que se podrá observar con mayor precisión en Chile, Argentina y en la isla de Oeno. Durante este fenómeno que comenzará a producirse a partir de las 16.40 la luna bloqueará por completo al sol, proyectando una sombra oscura sobre ciertas zonas de estos países. En otros lugares de Sudamérica, podrá verse en forma parcial.
 
Si bien se trata de un hermoso y particular evento de la naturaleza, hay que tomar ciertos recaudos para vivir una experiencia inolvidable, ya que su observación en forma inadecuada puede producir grave daño a los ojos. Mirar en forma directa al sol sin la protección correcta -aun por un corto período- puede causar lesiones severas: afecciones en la superficie ocular y daños en la retina en forma permanente. Los síntomas por una exposición al sol inadecuada suelen presentarse entre 6 y 12 horas después y pueden ser
 
  • irritación, 
  • inflamación, 
  • ardor, 
  • lagrimeo, 
  • enrojecimiento progresivo de la conjuntiva, 
  • dolor que impide abrir los ojos,
  • visión turbia. 
 
En estos casos, es necesaria una rápida consulta al oftalmólogo. 
Para que puedas apreciarlo sin inconvenientes, en esta nota te brindamos algunas recomendaciones y cuidados para que tengas en cuenta.
 

5 recomendaciones para disfrutar el eclipse solar sin complicaciones

 

1- Nunca mires al sol directamente, ni siquiera con gafas de sol tradicionales.

 
Con o sin eclipse, la luz del sol nos puede cegar. No utilices filtros caseros (vidrio ahumado o placas radiográficas, por ejemplo) o lentes de sol tradicionales. Aunque estos sean oscuros, espejados o polarizados, suelen tener un filtro categoría 3, que si bien protegen los ojos de una fuerte luminosidad y de radiación UV, no son seguros para mirar al sol en forma directa. 
 

2- Utilizá lentes especializados con la etiqueta ISO 12312-2. 

 
Son aquellos que poseen un filtro que bloquea los rayos dañinos del sol (ultravioletas e infrarrojos) y reducen la luz que emana a niveles seguros y cómodos. Procurá adquirirlos en comercios formales para asegurarte de que cuenten con la certificación correspondiente. El único momento en el que te los podés quitar es durante el eclipse total, cuando la luna cubre por completo al sol y todo se oscurece.
 

3- Asegurate de que estén en perfecto estado.

 
Antes de colocarte los lentes especiales o de asistir a los niños, verificá que el filtro no tenga rayones, perforaciones o signos de deterioro. A su vez, que tampoco su antigüedad no sea mayor a tres años. Si es así, no los uses, es preferible observar el fenómeno a través de las emisiones televisivas o por internet.
 

4- No mires el eclipse con instrumentos ópticos o dispositivos tecnológicos sin filtro.

 
Si vas a utilizar cámaras, binoculares, telescopios o teléfonos celulares para observar o tomar fotos, consultá con un astrónomo experto cuáles son los recaudos necesarios ya que también necesitan una protección adecuada. Por más que estés utilizando los anteojos indicados, los intensos rayos solares que pasan por estos elementos pueden dañar el filtro solar y los ojos. 
 

5- Observá por lapsos cortos y en forma intermitente.

 
Se recomienda no mirar en forma continua el eclipse por más de 30 segundos. Efectuá pausas y utilizá en todo momento las gafas con el filtro solar indicado. Solamente es posible sacárselas cuando se produce el eclipse total y la luna tapa al sol por completo. Luego, volvé a colocártelas. Una vez que finalice el eclipse, procurá ponerte de espaldas al sol para quitarte la protección.
 
 
 
Fuentes:
- Dr. Osvaldo Gossn (M.N. 59.121), médico oftalmólogo.
- Dra. Mercedes Dabat (M.N. 70.283), médica internista.
- Academia Americana de Oftalmología.
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.