¿Es seguro amamantar en contexto COVID-19?

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, respondemos esa y otras preguntas frecuentes relacionadas con esta nueva realidad.
En todos los entornos socioeconómicos, está comprobado que la lactancia materna es beneficiosa, no solo para la supervivencia y el desarrollo del bebé, sino también para la salud de la madre. Siempre se recomienda brindarla en forma exclusiva hasta los 6 meses del lactante -sin incorporar cualquier otro alimento o líquido- y continuar haciéndolo hasta por lo menos los 2 años, con el agregado de alimentos.

Pero en este contexto de distanciamiento social, en el que todo es nuevo y diferente, es normal que surjan muchas dudas. Entre ellas, la principal: ¿es seguro seguir amamantando en esta nueva realidad? En esta nota, basándonos en las recomendaciones del MInisterio de Salud de la Nación, de la Organización Mundial de la Salud y de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades, responderemos en detalle esa y otras consultas frecuentes que pueden inquietar a madres, padres y cuidadores de recién nacidos.
 
 

COVID-19: respondemos las preguntas más frecuentes sobre lactancia

 

¿Puede transmitirse el virus de la COVID-19 por la lactancia materna?

 
Hasta la fecha no se detectó el virus de la COVID-19 activo -es decir, que pueda causar infección- en la leche de ninguna madre con sospecha o confirmación de COVID-19. Por lo tanto, parece poco probable que la enfermedad pueda transmitirse al amamantar o a través de la leche materna extraída de una mujer considerada caso sospechoso o confirmado de COVID-19. 
 
 

¿Qué medidas de prevención puedo tomar si NO soy un caso sospechoso o confirmado de COVID-19?


Se recomienda que te higienices los pechos y que te laves muy bien las manos antes y después de amamantarlo.
 
 
 

¿Puedo amamantar si soy un caso sospechoso o confirmado de COVID-19?

 
Sí, incluso, el contacto piel a piel inmediato y continuado -luego del parto-, mejora la regulación de la temperatura de los recién nacidos y otros indicadores fisiológicos, además de asociarse a una mayor supervivencia neonatal. Este contacto permite una iniciación temprana de la lactancia materna, lo que reduce la mortalidad. De todas maneras, si sos un caso sospechoso o confirmado de COVID-19, necesitarás extremar las medidas de higiene para no contagiar al bebé a través del contacto, al hablar, toser o estornudar.
 
 

¿Qué medidas de prevención puedo tomar si soy un caso sospechoso o confirmado de COVID-19?

 
  • Limpiá y desinfectá siempre las superficies que hayas tocado.
  • Higienizate los pechos y lavate muy bien las manos, antes y después de amamantarlo. 
  • Usá barbijo mientras le das el pecho. Es importante:
- Sustituirlo en cuanto se humedezca.
- Desecharlo inmediatamente.
- No reutilizarlo.
 
  • Si te sacás el barbijo, el bebé debe estar a más de 2 metros tuyo y al cuidado de alguna persona sana.
  • Cubrite la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser. Luego, desechalo inmediatamente y volvé a lavarte las manos con agua y jabón.
 
 

Si soy un caso sospechoso o confirmado de COVID-19 y no dispongo de barbijo, ¿debo amamantar igual?

 
Sí. Se recomienda que las madres con síntomas de COVID-19 utilicen un barbijo médico pero, cuando esto no sea posible, se debe mantener la lactancia materna y aplicar las medidas de prevención mencionadas en la respuesta anterior. Los tapabocas caseros no fueron evaluados hasta el momento y, por eso, no es posible recomendar ni desaconsejar su uso.
 
 

Si una madre con COVID-19, presunta o confirmada, no puede amamantar, ¿cuál es la mejor forma de alimentar a su bebé?

 
Las mejores alternativas a la lactancia materna son:
  • Extracción de la leche de la madre.
  • Si la extracción no es posible o viable, se puede recurrir a la lactancia artificial -siempre y cuando se adopten las medidas para asegurarse de que sea viable, segura y sostenible, y de que el producto se prepare en forma correcta-.
 
 

Estoy internada por COVID-19 sin mi bebé. ¿Le pueden dar mi leche igual?

 
Sí, podés sacarte leche para que se la den más tarde. Seguí las siguientes recomendaciones:
 
  • Higienizate los pechos y lavate muy bien las manos antes y después de extraerte.
  • Usá barbijo durante la extracción.
  • Si usás una bomba de extracción, eléctrica o manual, no puede ser compartida con otras personas sin previa esterilización hospitalaria.
  • De ser posible, la leche extraída debería dársela al bebé una persona encargada de los cuidados que no tenga COVID-19, no tenga un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y esté viviendo en la misma casa.
  • Luego de cada uso, limpiá todas las partes del extractor que entraron en contacto con la leche materna.
 
 

¿Cómo limpiar el extractor de leche?

 
  • Lavá el extractor o sacaleches y los recipientes después de cada uso utilizando jabón líquido -puede ser detergente disuelto en agua templada-. Enjuagá con agua caliente durante 10-15 segundos.
  • Mantené a mano un set de tubos de repuesto, por si se ensucia o daña el que estés usando.
  • Si los tubos tienen adentro gotitas de agua al final de la sesión de extracción, desconectalos de las copas o del kit, pero dejalos conectados al extractor. Hacelo funcionar por unos minutos más hasta que los tubos estén secos.
  • Si los tubos tienen adentro leche o moho, tiralos inmediatamente porque es difícil limpiarlos de forma adecuada. Reemplazalos con un set de tubos nuevo y fíjate si el problema sucedió debido a lo siguiente:
-Se necesita cambiar las válvulas o las membranas.
-Los tubos no estaban conectados al extractor correctamente.
  • Si los tubos están sucios por fuera, limpialos con un paño húmedo o una toallita desinfectante.
 
 

Si una madre con COVID-19, presunta o confirmada, no pudo amamantar por haber estado demasiado enferma o por otro problema de salud, ¿cuándo puede volver a hacerlo?


Puede retomar la lactancia en cuanto se sienta bien. No hay ningún periodo de espera establecido después de haber padecido COVID-19, presunta o confirmada. No hay datos científicos que indiquen que amamantar modifique el curso clínico de la enfermedad en las madres. Es importante que reciba apoyo en lo relativo a su salud y a su alimentación para garantizar una recuperación completa. También deberá recibir ayuda para iniciar o reanudar la lactancia materna.
 
 

Cuando una madre con COVID-19, presunta o confirmada, amamante a su hijo, ¿es recomendable “completar” las tomas con una preparación para lactantes?


No. Cuando una madre con COVID-19, presunta o confirmada, amamante a su hijo no es necesario “completar” la lactancia natural con una preparación de fórmula, ya que esto reduciría la cantidad de leche producida por la madre. Las madres lactantes deben recibir asesoramiento y apoyo para:
 
  • optimizar la posición y el agarre para conseguir una producción adecuada de leche,
  • desarrollar la percepción de falta de leche y aprender a responder a las señales de apetito del bebé para aumentar la frecuencia de las tomas.
 
 
Fuentes:
-Ministerio de Salud de la Nación.
-Organización Mundial de la Salud.
-Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades.
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.