¿Por qué se producen los accidentes en el hogar y cómo prevenirlos?

Si tenés hijos o cuidás a niños pequeños, no dejes de leer esta nota: te contamos cómo actuar se si presentan inconvenientes y qué deberías tener en cuenta para evitarlos.
En los últimos meses, nuestras rutinas se transformaron: los más chicos están en casa y necesitamos seguir con las tareas habituales sin dejar de estar atentos a lo que sucede alrededor. ¿Te preocupa que tu hogar no sea lo suficientemente seguro y sentís que no podés descuidarte? Según los especialistas médicos, la mejor forma de impedir que los accidentes domésticos sucedan es mirando con ojos de niños y utilizando criterios de anticipación.
 
Por lo general, los percances como golpes, quemaduras o atragantamientos ocurren por estos tres motivos:
  • Desconocimiento.
  • Descuido y negligencia.
  • Falta de previsión y desorden.
 

Los 7 accidentes más frecuentes y algunos consejos para prevenirlos

 

Golpes y caídas

 
 
- Los bebés empiezan a rolar de un momento para otro y sin previo aviso. No hay que dejarlos solos sobre ninguna superficie (cama, cambiador, etcétera).
- Es fundamental colocar protecciones en ventanas, balcones y escaleras. Si no hay protección en un ambiente donde hay niños, las ventanas deben permanecer cerradas. Y, en el caso de las escaleras, es preciso insertar en el ascenso y en el descenso una traba que no pueda ser abierta por un niño menor de 4 años.
- El andador no es recomendable porque puede ocasionar ciertos riesgos como tropiezos y caídas al querer tomar un objeto del suelo. En caso de utilizarlo, siempre debe estar supervisado por un adulto.
 
Concurrí inmediatamente a una guardia si el niño se siente mareado, somnoliento en exceso o irritable, si sufre de vómitos inexplicables sin sensación nauseosa previa o si tiene movimientos incontrolados. 
 
 

Ahogamiento

 
- Nunca dejes a los niños pequeños solos en la bañera ni al cuidado de otro niño: un bebé puede ahogarse en una profundidad de agua que no supere los 10 cm. 
- Mantené la tapa del inodoro siempre baja y asegurada (existen trabas de seguridad con ese fin) para evitar que niños muy pequeños caigan dentro.
-Si en tu casa hay una piscina, esta tendría que tener rejas que superen el 1.50 m de altura y una distancia máxima de 12 cm entre sí. Además, los chicos no deberían poder ingresar por sus propios medios (se recomienda que el acceso se realice a través de una puerta, que esté siempre cerrada bajo llave).
 

Quemaduras

 
 
- La cocina es un lugar peligroso y hay que mantener a los chicos alejados del horno encendido, uno de los principales causantes de quemaduras.
- Elegí las hornallas de atrás para cocinar y mantené los mangos de las cacerolas y sartenes para adentro.
- No pases por encima de un niño con recipientes que contengan líquidos calientes.
- No tomes bebidas calientes con un bebé en brazos.
- No dejes fósforos o encendedores al alcance de los niños.
- Aislá las fuentes de calor como estufas y radiadores.
 
Si se produce este tipo de accidente, alejá al niño de la fuente de calor y retirá todas las prendas y accesorios de su vestimenta. Tanto en las quemaduras por líquidos como por fuego se debe aplicar agua fría sobre la zona dañada por lo menos durante 10 minutos y, de ser posible, hasta llegar a un centro asistencial. Nunca utilices hielo, ungüentos, cremas, ni dentífrico sobre la lesión. 
 
 

Descargas eléctricas

 
- Mantené tapadas las bocas de los tomacorrientes y enseñale a los chicos a no acercarse ni tocarlos.
- Evitá que los cables de veladores o lámparas queden sobre el piso.
 
Ante la evidencia de una descarga eléctrica en un niño, apartalo de la fuente que la produjo utilizando algún elemento aislante (madera, diario o un trapo grueso) mientras otra persona se ocupa de interrumpir la corriente eléctrica, y concurrí cuanto antes a un centro asistencial para evaluar la posibilidad de complicaciones no evidentes a simple vista.
 
 

Atragantamiento y asfixia

 
- Impedí que objetos pequeños como monedas, botones, tornillos, tuercas, bolitas y pilas redondas estén al alcance de niños.
- Evitá dar trozos de alimentos mayores a 2 cm como uvas enteras, frutos secos, caramelos, zanahorias crudas, entre otros.
- Enseñale a los niños a masticar correctamente antes de tragar y a no comer mientras caminan o corren por la casa.
 
Ante este tipo de eventos, se deberá realizar la maniobra de Heimlich y sus variantes adaptadas a la edad del niño. No es conveniente introducir los dedos si no se visualiza el objeto en su totalidad, ya que se corre el riesgo de empujarlo y convertir en total una obstrucción parcial. 
 
 

Intoxicaciones

 
 
- Mantené los medicamentos, insecticidas, artículos de limpieza, solventes, pinturas y otras sustancias tóxicas fuera del alcance de los chicos.
- No guardes líquidos en envases de bebidas que los niños puedan reconocer y confundir.
 
Ante la ingesta o el contacto con la piel de alguna de estas sustancias, consultá con Riesgo de Vida de OSDE antes de realizar cualquier otra maniobra:
 

0810.666.1111

 

Urgencias de OSDE: 0810.888.7788 / 0810.999.6300

 
 

Cortes y heridas

 
 
- Evitá el contacto con elementos cortantes y punzantes (chapas, vidrios, abrelatas, cuchillos, etcétera).
- Quitá muebles duros o que tengan bordes puntiagudos de las zonas de juego.
 
Si se producen heridas cortantes, lavá la zona afectada con abundante agua y jabón, y aplicá frío para limitar el sangrado. En sangrados moderados o graves, ejercé presión sobre la lesión con paños limpios (gasa estéril) hasta que se realice el traslado y el tratamiento definitivo.
 
 

Aprendé cómo actuar ante una emergencia desde tu casa:

 
 
 
Fuente: 
Charla de prevención de accidentes en niños, brindada por el Dr. Mariano Allende, jefe médico de Urgencias de OSDE. La información de esta nota es un resumen de esa disertación.
 
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.