8 consejos para prevenir la salmonelosis

Conocé todas las medidas que se deben tomar para evitar la infección que produce la bacteria Salmonella.
En lo que va del año 2020, se confirmaron más de 50 casos de salmonelosis en la provincia de Salta. Ante este brote que afecta y preocupa a los salteños, te contamos todo lo que tenés que saber para prevenir su contagio.


¿En qué consiste la salmonelosis?


Es una enfermedad de transmisión alimentaria originada por la bacteria Salmonella, que se aloja en los intestinos de animales y humanos y afecta a la población a nivel mundial. Sus principales síntomas son: fiebre, dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos y dolor de cabeza.
 
En la mayoría de los casos, estos síntomas son leves y los pacientes se recuperan sin tratamiento específico entre los 2 y los 7 días. 
 
Puede resultar grave y poner en riesgo la vida en el caso de:
 
  • niños pequeños,
  • ancianos,
  • personas inmunodeprimidas.

 

 

¿Cómo se produce el contagio?

 
La infección puede generarse por:
 
  • Consumo de alimentos que contengan la bacteria, principalmente huevos, carnes vacunas o porcinas, aves de corral, leche y hortalizas contaminadas con estiércol.
  • Transmisión vía fecal-oral entre las personas.
  • Contacto con animales domésticos infectados: gatos, perros, pájaros y reptiles como las tortugas.
 
 
 

8 recomendaciones para prevenir la salmonelosis

 
  1. Lavate las manos con agua y jabón antes y después de manipular huevos o carnes crudas, después de ir al baño y luego de tocar animales o su entorno.
  2. Protegé los alimentos y la cocina de insectos, mascotas y otros animales. 
  3. Lavá las frutas y verduras con agua segura y en forma minuciosa, especialmente si van a consumirse curdas.
  4. Elegí alimentos seguros: lácteos pasteurizados o hervidos, huevos de proveniencia confiable, agua y hielo potables.
  5. Evitá la contaminación cruzada: es aconsejable separar las carnes crudas de otros alimentos al realizar las compras, almacenarlas en la heladera y durante la preparación de las comidas, y no lavarlas antes de su cocción para no propagar gérmenes en la cocina. 
  6. Cociná los alimentos a temperaturas seguras: las carnes, los huevos y las preparaciones que los contengan deben superar los 71°C en su centro. Los alimentos cocidos deben refrigerarse hasta el momento de su consumo.
  7. Supervisá el contacto entre niños pequeños y mascotas que pueden transmitir Salmonella.
  8. Mantené limpias las superficies, recipientes y utensilios que se utilicen para elaborar alimentos.
 
 
 
Fuente: Organización Mundial de la Salud.
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.