Intoxicación con monóxido de carbono: “Vengan, por favor, se desmayaron todos”

Mariano, colaborador de OSDE en Buenos Aires, vivió en primera persona la intoxicación con monóxido de carbono de cuatro amigos y de un menor. En esta nota, conocé su historia y todo lo que necesitás saber para prevenir ese tipo de accidentes.

La historia de Mariano, en primera persona

 
Mariano (32) trabaja en OSDE hace 13 años y hoy nos comparte el episodio que vivió hace tres inviernos:
 
Era de noche y junto a mi novia, Ana, teníamos programada una cena con amigos en Belgrano. Estábamos un poco demorados y, antes de llegar, recibimos un llamado de Cecilia, una de las chicas que nos esperaban. Al responder, ella nos dijo con una voz inquieta: `Vengan, por favor, que se desmayaron todos y no sé qué hacer´. Le respondí que abriera las ventanas, llamara a los servicios de emergencias y, de alguna manera, todos abandonaran ese lugar.
 
Salimos de inmediato para allá y, por momentos, se nos ocurrió pensar que podía tratarse de una broma de nuestros amigos. Sin embargo, al llegar vimos que Cecilia nos había dicho la verdad  y que el panorama era peor de lo que imaginábamos: un nene de 4 años y 4 jóvenes desmayados –uno de ellos, con convulsiones-. No tenían irritados los ojos ni la nariz.  No se percibía ningún tipo de olor o sabor. Lo único fuera de lo normal era el color de la llama del calefón que indicaba su mal funcionamiento.
 
Una vez ventilado el ambiente, de a poco, algunos de los afectados comenzaron a despertar y, minutos más tarde, llegaron los servicios de emergencias y la policía. Todos fueron trasladados rápidamente al sanatorio más cercano y, allí, se confirmó el diagnóstico: intoxicación por monóxido de carbono. Finalmente, luego de casi 24 horas con asistencia respiratoria mecánica, todos recibieron el alta médica y aprendieron que los accidentes con esta sustancia son totalmente evitables.
 
 
 
 
 

¿Qué es el monóxido de carbono?

 
El monóxido de carbono (CO) es un gas sumamente tóxico que ingresa al cuerpo a través de la respiración.  Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos ya que carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz, por lo que se lo conoce como "el asesino invisible". El promedio de vida en personas sanas que respiran aire contaminado por esta sustancia varía de 3 a 4 horas. En Argentina, existen 200 casos de muerte por intoxicación con monóxido de carbono por año, todas ellas prevenibles si se toman las medidas adecuadas. 
 
 

¿Cómo se produce el monóxido de carbono?

 
Todo material combustible rico en carbono –gas petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos- requiere de oxígeno para quemarse. Cuando su cantidad es insuficiente, la combustión es incompleta y se forma como resultado monóxido de carbono (CO).
 

Artefactos que lo emanan

 
 
Cualquier artefacto utilizado para quemar algún combustible puede producir monóxido de carbono si no está asegurada la llegada de oxígeno suficiente al quemador. Las calderas, los calentadores de agua, los calefones, las estufas, las hornallas y los hornos que queman gas o kerosén pueden producirlo si su funcionamiento no es el correcto. También los hogares o las cocinas a leña, las salamandras, los braseros e incluso los vehículos con el motor encendido lo emiten.

Una gran parte de los casos de intoxicación con monóxido de carbono se deben a un mal estado de las instalaciones de los artefactos a gas. Por eso, es sumamente importante una revisión periódica de las mismas para asegurarse un buen funcionamiento.
 
 

¿Cómo detectarlo?

 
Debido a que el monóxido de carbono no puede percibirse a través de los sentidos, hay que estar alerta ante ciertas señales que pueden hacer sospechar su presencia en el ambiente. La aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, sus conductos de ventilación o su alrededor es uno de los signos más comunes. Otro factor determinante es el color de la llama que se produce con la combustión, que debe ser siempre azul.

 

Colores de las llamas 

 
 indica una combustión con deficiencia de oxígeno (aportado por el aire). Es importante verificar la limpieza del artefacto ya que residuos como la ceniza y el hollín, entre otros, pueden tapar el ingreso del oxígeno necesario. 
 
 se debe a la presencia de partículas de metales como el zinc, el cobre, el bronce, etc. Una posible causa es la limpieza de la cocina con productos cremosos que contengan estos elementos que no permiten una combustión adecuada. 
 
señala la presencia de partículas de óxido arrastradas por la cañería debido a la presión del gas. 
 
 es la llama ideal. Contiene la cantidad de oxígeno apropiada para la combustión.
 

¿Cuáles son sus síntomas?

 
Las concentraciones elevadas de monóxido de carbono pueden tener serias consecuencias para la salud. Debido a que esta sustancia tiene una afinidad con la hemoglobina de la sangre hasta 300 veces mayor que el oxígeno, lo reemplaza en el torrente sanguíneo. Esto imposibilita que se lleve a cabo el mecanismo habitual de oxigenación del organismo necesario para mantener el metabolismo celular. La gravedad de los trastornos se encuentra ligada estrechamente a la concentración en el aire respirado, el tiempo de exposición y el grado de actividad de la persona.  Quienes tienen un mayor riesgo son los adultos mayores, los niños pequeños, aquellos que sufran patologías cardíacas o pulmonares, los fumadores o los residentes de zonas de gran altitud. Si bien pueden variar en cada situación particular, la intoxicación aguda produce los siguientes síntomas:
 
  • dolores de cabeza,
  • mareos, náuseas y vómitos,
  • disminución de la visión y de la capacidad intelectual,
  • falta de coordinación muscular,
  • desmayos o pérdida de conocimiento,
  • trastornos del sueño,
  • ocasionalmente, pueden confundirse los signos con una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco,
  • en situaciones extremas, convulsiones, estado de coma y muerte.
 

¿Qué hacer ante un caso de intoxicación?

 
Frente a la sospecha de intoxicación con monóxido de carbono, es sumamente importante retirar a los afectados del ambiente contaminado hasta un sitio donde se pueda respirar aire puro y fresco. Además de llamar a los teléfonos de urgencias, si es posible, intentá apagar la fuente emisora de la sustancia y abrí las puertas y las ventanas para ventilar el lugar.
 

10 consejos para evitar accidentes con monóxido de carbono

 
Todos los casos de intoxicación con monóxido de carbono son evitables y la mayor parte de ellos se produce en la época invernal
ya que, ante las bajas temperaturas, las personas tienden a recluirse en un ambiente y a mantener cerradas todas las aberturas que posibiliten la circulación del aire. Estas son algunas recomendaciones para prevenir inconvenientes con esta sustancia:
 
 

Teléfonos útiles


Para socios de OSDE


Contactate con el servicio de urgencias de OSDE:
 

 Por WhatsApp: 11.4872.9100 ¡Agendanos!

 

Por teléfono:

Urgencias: 0810-888-7788 o 0810-999-6300.
Riesgo de vida: 0810-666-1111.

También podés encontrar todos los Centros con Servicio de Guardia disponibles en tu zona en nuestra Cartilla Médica.
 

Sistema de Emergencias Médicas público


911 (provincia de Buenos Aires).
107 (resto del país).

Fuentes:
- Ministerio de Salud de la Nación.
- Metrogas.
 
 
 
 
 
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.