Claves para entender el impacto emocional que nos genera el coronavirus

La facilitadora de procesos de cambio y especialista en Inteligencia Emocional Gaby Hostnik nos invita a comprender las distintas etapas por las que pasaremos durante este período de aislamiento y que, asegura, nos llevarán a salir más fortalecidos.
Por Gaby Hostnik.

Quiero proponerte que primero mires esta imagen:
 
 
Tomé esta infografía de una nota sobre el impacto emocional del coronavirus que escribió la empresaria, conferencista y escritora Pilar Jericó. Me parece que describe muy bien las fases acerca de lo que nos puede estar pasando y nos ayuda a entender en qué momento podemos estar, qué emociones estamos sintiendo y cómo podemos transitarlas.

Es muy importante saber que todas las emociones tienen una función, que es ayudarnos a adaptarnos mejor al contexto. Por eso no hay emociones buenas ni malas. Todas son buenas. La clave es lo que hacemos con ellas.
 

Las 6 fases de este proceso que podríamos estar transitando


1. La llamada

 
“Hay un nuevo virus en China”, surge lo inesperado. Estamos programados neurológicamente para evitar lo inesperado, preferimos siempre lo conocido yal cerebro no le gusta la incertidumbre.
 

Etapas del duelo 
 
 

2. Negación

 
“Esto no va a ocurrir acá”, “esto no va a llegar”. Nunca creemos que nos va a pasar a nosotros. Podemos sentir ira o rabia, y hay que pasar el enojo, tengamos razón o no
 
 

3. Miedo: “¿qué nos va a pasar?”

 
El miedo es la emoción más normal, profunda y humana, pero también puede ser la más paralizante. La función del miedo es aumentar las probabilidades de supervivencia. Hay un miedo sano que nos ayuda a ser prudentes y otro miedo que nos puede paralizar o hacer tomar acciones que no nos convienen. El miedo se combate con la acción, siendo asertivos.
 
 

4. Travesía por el desierto

 
“Estoy triste y soy vulnerable”. Es el momento en el que tocamos fondo. Sentir tristeza o vulnerabilidad en estos tiempos es ineludible ya que lo que pasó nos tomó a todos por sorpresa. Para esto es de gran ayuda entrenarnos en resiliencia, que es la capacidad de rebotar y salir fortalecido. Y así generar nuevas oportunidades.
 
 

5. Nuevos hábitos y confianza en nosotros mismos


Una vez aceptada y normalizada la realidad, comienza esta etapa, en la que se encuentran las “oportunidades escondidas” a lo que nos está sucediendo. Nos abrimos al aprendizaje, aprendemos a barajar y dar de nuevo, a estar encerrados, a trabajar de manera remota, a rediseñarnos, a buscar nuevos proyectos o a generar nuevas oportunidades, a comunicarnos de otra manera, aprovechamos el tiempo de manera distinta, nos conectamos con la creatividad, nos ofrecemos a ayudar a otros y hasta nos podemos reír de la situación.

Cuanto más nos esforcemos en ver qué aspectos nos quiere enseñar esta nueva crisis, más rápido podremos atravesar la curva del cambio.
 
 

6. El coronavirus pasa: “aprendí y soy más fuerte”


Esta crisis será historia, vendrán otras y nuevos desafíos, y eso significa que estamos vivos. Esta crisis nos interpela y nos iguala a todos. Nunca seremos los mismos. Hoy, más que nunca, tenemos que revalorizar lo humano, la simpleza y volver a las bases. Todos estamos en la misma, improvisando sobre la marcha, aprendiendo individualmente y colectivamente. Cuidémonos y seamos solidarios.


Gaby Hostnik
Facilitadora de procesos de cambio y especialista en Inteligencia Emocional
www.gabyhostnik.com.ar
Esta información que brindamos a través de nuestra página contiene conceptos básicos y generales sobre las temáticas abordadas. Para contar con asesoramiento detallado y personalizado, consulte con su médico de referencia.